Cómo prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico

Provinciales 26 de enero de 2024
El Ministerio de Salud de Río Negro recuerda las principales medidas de prevención para la enfermedad grave que puede afectar principalmente a menores de 5 años, pero niños y niñas más grandes y adultos también pueden padecerla.
IMG-20240126-WA0008

Sus síntomas iniciales generalmente son diarrea, a veces con sangre, fiebre y/o vómitos, decaimiento y deshidratación, que luego puede evolucionar a una falla en los riñones.


El principal agente causal es una bacteria llamada Escherichia Coli, productora de toxina Shiga (STEC) que se encuentra en el intestino de rumiantes (vacas, ovejas, cabras).


¿Cómo se transmite?


La Escherichia llega a la superficie de la carne por contaminación de la materia fecal en el proceso de faena o su posterior manipulación.


Otros alimentos como vegetales y leches pueden estar contaminados con la materia fecal de los animales, por abonos no tratados o por las aguas de riego contaminadas.


Los contactos de persona a persona son una forma de transmisión importante por vía oral-fecal.


¿Cómo prevenimos?


Cocinar completamente las carnes, especialmente la carne picada y sus preparaciones derivadas (hamburguesas, albóndigas, empanadas, pastel de carne).
Observar que no haya zonas rosadas en el interior y que los jugos sean claros.


Lavar las manos con abundante agua segura y jabón antes y después de preparar los alimentos, las mamaderas o alimentar al bebé; luego de ir al baño, acompañar a niños al baño, después de cambiar pañales; luego de tener contacto con animales domésticos o de granja.


Lavar cuidadosamente bajo el chorro de agua segura, verduras y frutas, aunque las vayas a pelar.


Lavar con abundante agua y detergente las tablas y utensilios especialmente luego de manipular carne cruda.


Usar agua segura.


Si tenés dudas si el agua es potable, herví 5 minutos, o agregale dos gotas de lavandina por cada litro de agua y esperar 30 minutos para su consumo. Conservar en recipiente estéril con tapa.


Mantener los alimentos crudos separados de los alimentos cocidos y los listos para consumir. En la heladera guarda las carnes en recipientes con tapa en los estantes inferiores; los alimentos cocidos o listos para consumir en los estantes superiores y los huevos en recipientes separados.


Utilizá diferentes tablas para picar y cortar carnes crudas, verduras y alimentos listos para consumir. Si usas la misma lavala bien luego de utilizarla con cada tipo de alimentos.


Guardá rápidamente los alimentos perecederos en la heladera/frezzer luego de su compra.


No dejes los alimentos fuera de la heladera por más de dos horas, si los llevas fuera del hogar (picnic, playa, etc.) hacelo en cantidades que vayas a consumir y siempre refrigerados.


Descongela los alimentos en heladera o microondas.


Consultar inmediatamente al centro de salud u hospital si el niño o niña tiene diarrea, vómitos y/o dolor abdominal.

Te puede interesar